Translate here!

sábado, 26 de enero de 2013

Guardianes - por Esteban Ponce



Hola Sinérgicos:

Continuando nuestra defensa de la literatura, hoy nos ha llegado un gran aporte desde Chile, que lo envía Esteban Ponce. Es un cuento que señala escribió hace mucho tiempo y desea compartirlo con todos nosotros.

Esperamos sus comentarios entonces. Pueden descargarlo además en .pdf al final de esta entrada.

Con ustedes: Guardianes. 



Guardianes - Esteban Ponce

…Las campanas se escuchan a lo lejos…estoy cerca, ya casi llego a esa vieja catedral que no visitaba desde hacía mucho tiempo atrás, ¿pero estoy seguro que en verdad quiero ir hacia allá?, aún no logro recordar porque es que tengo tantas ganas, o mejor dicho, porque brota de mí esta necesidad repentina de ir a ese lugar, ni siquiera me acuerdo de donde fue que deje la llave la última vez que fui, de lo que me acuerdo es que tengo que ir a buscar algo, o mejor dicho a alguien a quien dejé en el olvido en ese lugar y al cual necesito ahora… 
¿Qué es esto?... ¿mar?... ¿de dónde salió?, recuerdo claramente que en este lugar había un enorme prado, y que justo en el centro de él estaba situada la catedral, estoy seguro que tomé el camino correcto, ¿entonces donde está?, necesito encontrarla… 
¿Qué es esto?....que es este extraño escalofrío que recorre mi cuerpo de arriba hacia abajo, me da miedo, pero a la vez siento que ya lo he sentido antes, pero no me puedo acordar de donde fue, se que algo va a suceder, lo siento en todo mi cuerpo… 
Se ve hermoso el mar cuando los rayos del sol caen sobre sus aguas, me llena de energía el ver este maravilloso paisaje, lástima que no puede ser así para siempre, ya que todo en algún momento termina…¿eh?...¿qué es ese sonido?, se parecen a…¡no puede ser!, son las campanas de la catedral, pero ¿cómo?, o mejor dicho ¿dónde?...vienen de…¿abajo del agua?...¿¡pero cómo llegó allí!?, el problema es que no soy Moisés como para separar las aguas ni tampoco una sirena como para nadar hasta allí abajo, un templo bajo el agua…algo muy inusual, pero, de alguna u otra manera tengo que llegar hasta allí y luego sino…
-Di mi nombre - dijo una voz, no podía reconocerla, ni siquiera distinguir si se trataba de voz de hombre o de mujer - di mi nombre…
-¿Quién es? - escuchaba esa voz por todas partes, como si viniera desde mi interior, pero no podía ser, no lo sentía así, además algo estaba diferente en este lugar, pero no logro recordar que es… lo que si se, es que creo saber de quién es esa voz, pero el problema es que no se la respuesta a su pregunta. 
-Lo que buscas lo dejaste hace mucho tiempo, si lo quieres di mi nombre… 
-Lo que quiero no es lo que busco, y lo que busco es lo que necesito, déjame entrar al lugar que yo construí, déjame entrar a lo más profundo de mi alma. 
-La búsqueda de poder corrompe el alma de los hombres, di mi nombre… 
-No puedo creer que no se me permita entrar en mi propio templo… 
-La entrada está abierta solo para aquellos que digan mi nombre, en una era ya muerta, un amigo muy querido dejó bien claro "está será la última vez que nos vemos, no creo que necesite esto de nuevo, por favor cuídalo de todas maneras, llévate este lugar muy lejos, donde nadie pueda encontrarlo, y si alguna vez alguien lo encuentra, solo tu nombre será suficiente para que la entrada les sea concedida, de lo contrario, la entrada estará bloqueada para cualquier intruso, incluyendo para mí", yo solo cumplo la última voluntad de mi amo y amigo, así que, di mi nombre… 
-No lo sé, pero me acuerdo muy bien de ese día, salvó por tu nombre mi muy querido amigo, porque no me dejas entrar, tu sabes que en verdad soy yo, puedes sentirlo ¿no? 
-El tiempo pasa y la gente cambia, uno nunca volverá a ser la persona que fue hace una año, hace una semana, hace un día o hace un segundo, estamos en un constante crecimiento, crecimiento que nos va transformando, olvidamos cosas, gente sentimientos, lugares, pero cosas nuevas reemplazan a las viejas y así continua la vida.
-Pero hay recuerdos que no se pueden borrar por más que uno lo intente, si, está bien, hay gente que paso por nuestro camino y que ya no está, pero eso no significa que tienen que ser olvidados, los sentimientos y experiencias vividas perduran, son trascendentales al tiempo y al espacio, viven en uno por siempre, en el alma – sentía en ese momento mucha nostalgia, es verdad, hay gente que ha sido importante en mi vida pero que con el tiempo se han marchado pero no significa que no los recuerde. 

-¿Y si es así porque no puedes decir mi nombre entonces?-dijo la voz que provenía de todos lados pero a la vez de ninguno.

-No lo sé, simplemente no lo recuerdo. 

-O no lo quieres recordar -la voz tendría razón y en verdad era yo el que no quería recordar el nombre, pero ¿Por qué?

- Mejor será que te marches, el lugar que conocías ya no se encuentra aquí y al parecer no tienes intención alguna de recuperarlo, mejor vete y sigue tu vida como lo has hecho hasta ahora. 

-No puedo simplemente irme y dejar todo lo que soy atrás, sería otro hombre condenado a vivir en un mundo rutinario y banal, sin un rumbo al cual dirigirse, no quiero perder lo más importante que tengo. 

-¿Y qué es lo que estás perdiendo con irte, una vieja catedral inútil que desde hace mucho ya no sabías donde encontrarla? ¿Acaso durante todos estos años no has estado ya en el mundo de los hombres sin dirección? 

-Sí, así es, y es por eso que no me puedo ir sin ella, ella es quién soy y por lo que lucharé para nunca perderla, porque ella soy yo. 

-¿Y qué estas esperando entonces? ¡Di mi nombre de una vez! 

-De acuerdo, tu nombre es…. -¿Cómo no me di cuenta antes de lo que estaba sucediendo?, bueno, es normal, había estado perdido por años, necesitaba un reencuentro conmigo mismo para ganar lo que alguna vez había perdido. 



-Vagué en las sombras solo, perdido durante mucho tiempo, esperando una señal, un signo, un símbolo que me ayudara a retomar mi camino, pero no puedo ganar nada sin perder algo a cambio, es una difícil pero cierta ley de la vida, es otra regla que el universo pone en tu camino para que seas alguien mejor, pero cuando no estamos dispuestos a entregar algo para ganar otra cosa nos quedamos estancados, vagando como seres vacíos  perdemos nuestra esencia, nuestra humanidad, pero una vez que encontramos el empujón necesario para avanzar no hay nadie quien nos pueda detener, un simple empujón como la presencia de alguien importante, un familiar, un amigo, un hermano tal vez, o simplemente un recuerdo o una palabra de ánimo, así somos, seres que buscan, pierden y encuentran, pero cuando el hombre logra entrar en el templo se vuelve tan trascendental como cualquier estrella en el firmamento, es decir, se vuelve un ser inmortal, se vuelve uno con el universo …. 



Solo aquel que busca, encuentra, solo aquel que olvida, recuerda, solo aquel que vive, muere, solo aquel que muere se vuelve inmortal y solo aquel que está perdido puede escuchar el eco de sus guardianes resoplar en el viento ¿Puedes escucharlo?¿Puedes escuchar la voz del futuro susurrándote en el viento?¿Puedes decir mi nombre ….?













¿Comentarios?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...